• Home
  • septiembre 2013

Archiv para septiembre, 2013

Territorio Lexnet

El pasado miercoles nos reunimos algunos compañeros en las sesiones que el Consejo General de la Abogacía esta convocando para mejorar los servicios que pueden prestar los Colegios a los Abogados y estos a la Sociedad. Al encontrarnos compañero de diferentes puntos de España nos dimos cuenta de algunas cosas curiosas, alguna de las más relevantes las relativas a Lexnet que es un sistema de comunicación que da acceso a los abogados a los procedimientos judiciales, permitiendo presentar escritos recibir notificaciones, etc.

Regulado desde 2007  (ver BOE) se encuentra sujeto a muchas trabas, algunas de extensión de infraestructuras, otras de presupuestos -aunque la inversión ya realizada es más que considerable-  y sobre todo por parte de diversos intereses que prefieren que ni siquiera se conozca sus existencia, mucho menos su utilización.

Control de derechos de autor y privacidad de los ciudadanos

La defensa de la propiedad Intelectual esta encontrando resistencias difíciles de vencer cuando esta defensa se plantea ante los usuarios de las TIC en la sociedad de la información.

La mera protección patrimonial de la propiedad intelectual no encaja bien  en una sociedad digital cuando esta protección se limita a normas similares a las ya existentes  en una sociedad predominantemente analógica y solamente podrá avanzarse en proteger el derecho de autor si los ciudadanos interiorizan la necesidad de que los autores puedan controlar su obra, de la misma forma en que todo ciudadano tiene derecho a controlar los datos que le conciernen como persona.

Tampoco ha de olvidarse que para controlar el acceso de los usuarios a los contenidos se ha de vincular el consumo de estos contenidos a una persona concreta mediante el tratamiento de datos personales, lo que puede llevar a que se conozcan los gustos culturales, políticos o sociales, de cada individuo y no es de recibo que en el nombre de unos derechos económicos se pueda penetrar en la esfera íntima de cada persona.

Las iniciativas que se están llevando a cabo a nivel de la Unión Europea difícilmente pueden garantizar el equilibrio que requiere la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo o garantizar la protección de datos confidenciales desde el momento en que la monitorización de eventuales descargas que efectúan los ciudadanos supone un acopio de datos personales (los contenidos sujetos a derecho de autor, así como otros datos de conexión) que puede conllevar la fácil elaboración de perfiles de estos ciudadanos acerca de sus gustos, sus hábitos y preferencias,  e incluso extrapolar opciones políticas, religiosas, etc.

Firma Electrónica: ¿Por qué no es pública la clave pública?

FIRMA ELECTRÓNICA  ¿POR QUÉ NO ES PÚBLICA LA CLAVE PÚBLICA? 

Ocultar el contenido de nuestras comunicaciones a todo aquel que no sea el destinatario elegido o garantizar que somos realmente nosotros quienes las envían se muestra como algo cada vez más importante vista la  actual masificación de los mensajes de texto,  muchas veces con imágenes  o video  adjuntos.

Por eso,  popularizar el uso de la firma electrónica sería uno de los mejores propósitos que podemos plantearnos y lo primero que habría que hacer sería hacer entender que las comunicaciones, sobre todo las móviles,  serían más útiles porque serían más seguras y además permitirían hacer mucho más confiable aquello que se transmite a través de estas.

Para que se entienda lo expuesto bastará decir que se evitarían muchos casos de acceder al contenido de mensajes que no iban dirigidos a quien finalmente le acaban llegando. Y no me refiero solo a mensajes de texto sino también a comprometedores contenidos de imágenes privadas enviadas a través de sistemas de comunicación móvil, como por ejemplo WhatsApp.

Esto justificaría suficientemente seguir profundizando en el tema de una firma electrónica mucho más democratizada, pero es que también las relaciones comerciales se beneficiarían enormemente de la seguridad que proporcionaría un uso extendido de sistemas de firma electrónica. Por ejemplo, los compromisos empresariales que se transmiten a través de Internet.

En la práctica comercial de hoy, resulta habitual enviar adjunto al  correo electrónico una copia  firmada de contratos entre partes que se encuentran separadas a veces por cientos de kilómetros y que a veces no tienen ninguna relación, salvo la ocasional derivada de la contratación de la que se trata. Esta práctica como puede comprenderse choca con la posibilidad de que una de las partes pueda repudiar la firma de este contrato y solamente en casos de contrataciones muy importantes merecería la pena asumir los costes de un litigio tendente a confirmar el compromiso adquirido mediante el contrato anexado  (y ello incluso aunque no existiera el aberrante sistema de tasas judiciales que nos ha sido impuesto).

Cómo salir de un incidente de seguridad de nuestra información

Si nuestro amable lector es alguien relacionado con el ámbito de las microempresas la respuesta seguramente sería: improvisar.

Pero no debemos engañarnos, improvisaremos mejor si tenemos algo preparado y por eso está bien invertir unos minutos en pensar cómo puede afectar a la marcha futura de nuestra empresa un suceso que afecte a la información que tenemos que manejar para que esta funcione. Cuando esto ocurre lo normal es ver como todo el mundo comienza a improvisar más o menos alocadamente y a tomar decisiones bajo presión, lo que puede llevar fácilmente al desastre definitivo.

En las empresas de mayor tamaño ciertamente se encuentran previstos habitualmente lo que se conoce como planes de contingencia, incluso adaptados a las normativas ISO 27000 pero ciertamente,   si ya resulta difícil invertir tiempo y recursos en mejorar la seguridad de la información, añadir esta nueva carga a las empresas de menor tamaño puede sonar a ciencia ficción. Sin embargo estar mínimamente informado puede ayudar y mucho a minimizar los inevitables trastornos que conllevan cosas como una fuga de información, un incendio, inundaciones, accidentes, fallos en equipos,  o acciones intencionadas de personas, tanto internas, como externas, etc.

Nuevo Libro: “Libertad de expresión e información en Internet”

El pasado día 20 de Junio,  en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia, tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de la obra colectiva ” Libertad de expresión e información en Internet -Amenazas y protección de los derechos personales”, que reúne aportaciones de más de 20 académicos europeos y americanos (entre los que tenemos la satisfacción de participar).

El libro trata de diversos aspectos acerca de como Internet  no solamente supone afrontar una serie de amenazas sino que también permite defender los derechos de los ciudadanos desde nuevos puntos de vista.

Así hemos intentado hacerlo desde nuestro trabajo “El tránsito de las redes sociales hacia un nuevo concepto aterritorial de los Estados («Netstates»)” en el que defendemos que hoy el territorio ha perdido de relevancia para definir la soberanía de las naciones y una nueva generación de redes sociales puede contribuir a definir nuevos sistemas democráticos basados en la participación política y el conocimiento, así como a crear nuevas formas de soberanía no territoriales basadas en la interconexión de los ciudadanos. La relación tradicional entre el territorio y el estado se ha convertido en obsoleta y resulta necesaria una aproximación en armonía con este hecho para lograr una acción política eficiente.