+34 976 22 41 41 aralegis@aralegis.es

Existen múltiples amenazas, algunas conocidas, como el “fraude del CEO” que utiliza a cualquier empleado de una compañía autorizado para emitir pagos por transferencia y que recibe un correo, en el que su superior le pide ayuda para una operación financiera confidencial y urgente que acaba en manos de ciberdelincuentes, o como el “ransonware» que cifra los archivos de la propia empresa reclamándosele un rescate para recuperarla y que no pagar la cantidad reclamada se puede recuperar dicha información, como explica INCIBE
La formación del personal facilita el uso seguro de la información en empresas y organizaciones para que  la información se gestione de forma adecuada.
La seguridad no solamente consiste en aplicar herramientas tecnológicas a la información que están en los sistemas de las empresas, ya que existen amenazas reales que provienen de técnicas que se conocen como de «Ingeniería social» las cuales:
• afectan cada día más y
• se utilizan por los ciberdelincuentes con mayor frecuencia, dada la facilidad que estos tienen para extraer de las personas adecuadas la información necesaria para acceder a los sistemas informáticos de las Pymes.
La ingeniería social es un fenómeno, o una técnica mediante la cual los ciberdelincuentes pueden dirigirse a cualquier elemento de los recursos humanos de una empresa y aprovechar la información que han obtenido del mismo, a través de:
a) redes sociales, o
b) correos electrónicos a los que el personal de la organización ha respondido descuidada o inconscientemente, entregando información de forma voluntaria al no sospechar las intenciones de su comunicante.
Una vez obtenida la información necesaria, los ciberdelincuentes son capaces de aprovechar su conocimiento sobre esa persona para lograr que entreguen contraseñas o la forma en la que pueden conseguirlas.
Para hacer frente a las amenazas de las técnicas de «Ingeniería social»:
a) El primer remedio es disponer de una buena política de copias de seguridad, un remedio sencillo, aplicado de forma rutinaria y habitual, que permite incrementar la seguridad de la información de nuestras empresas
b) Acudir a las soluciones que se ofrecen en el «servicio antiransomware» de INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad -www.incibe.es-)
La prevención es una herramienta fundamental para evitar este y otros problemas que acechan a nuestras empresas.
Según INCIBE* entre las mejores prácticas para evitarlos pueden destacarse:
• Entrenarse para no caer víctimas de las técnicas de ingeniería social
• Configurar y mantener los sistemas para que no tengan agujeros de seguridad.
• Adoptar un buen diseño de nuestra red para no exponer servicios internos al exterior, de manera que infectarnos le sea al ciberdelincuente más difícil.
• Contar con procedimientos para: tener actualizado todo el software, hacer copias de seguridad periódicas, controlar los accesos, restringir el uso de aplicaciones o equipos no permitidos, actuar en caso de incidente, etc.
• Vigilar y las auditar para mantenernos alerta ante cualquier sospecha.
No obstante, si el mal ya está hecho y somos víctimas del ciberdelincuente, desde INCIBE se indica:
• Desconectar inmediatamente los equipos infectados de la red, desconectando el cable de red o el acceso a la red wifi para evitar que el problema se expanda al resto de equipos o servicios compartidos
• Cambiar todas las contraseñas de red y de cuentas online desde un equipo seguro y después de eliminar el ransomware cambiarlas de nuevo
• Contactar con un técnico o un servicio informático especializado que aplique las medidas necesarias que nos permitan recuperar la actividad y desinfectar el equipo